top of page
Buscar

LA RELACIÓN ENTRE LA SALUD INTESTINAL Y EL ESTRÉS

¿Has pensado alguna vez en la conexión entre el intestino y el cerebro, y en el impacto que esta conexión científicamente probada puede tener en su salud?


"Salud intestinal" es sin duda una de las últimas palabras (o frases) de moda en la sociedad actual, junto con estrés y salud mental.

En los últimos años ha aumentado considerablemente el número de personas que declaran estar estresadas o tener problemas de salud mental. Según la Fundación de Salud Mental del Reino Unido, el 74% de las personas declaran sentirse tan estresadas que se sienten abrumadas o incapaces de hacer frente a la situación. Paralelamente, los datos de Google Trends informan de que las búsquedas sobre "salud intestinal" se han disparado, aumentando un 2900% en el Reino Unido en los últimos cinco años, amplificándose sustancialmente desde la crisis de Covid, y subrayando una clara conexión entre ambas.


Dado que yo también me encuentro en una situación bastante estresante, decidí averiguar más sobre el tema, así que me reuní con la nutricionista y naturópata Mays Al-Ali, diplomada en medicina funcional, para hablar de su especialidad, la salud intestinal.





Mays explica: "Nuestro intestino es como un segundo cerebro".


Existe literalmente una red de cientos de millones de nervios que conectan el intestino y el cerebro, conocida como Sistema Nervioso Entérico (SNE), nuestra superautopista de la información.


Mays describió cómo la ciencia no ha revelado hasta hace pocos años un nuevo "controlador maestro" muy importante en esta íntima relación de codependencia: nuestro microbioma intestinal. La conexión intestino-cerebro es bidireccional, lo que significa que nuestras emociones pueden afectar a nuestro intestino, y nuestra salud intestinal también puede afectar a nuestras emociones. La inflamación y la toxicidad en el intestino pueden afectar directamente a la salud del cerebro, provocando síntomas como fatiga, confusión, fluctuaciones del estado de ánimo, depresión y, a largo plazo, enfermedades potencialmente mortales. Es uno de los bailes más fascinantes de la naturaleza, y entenderlo puede ser el primer paso para transformar tu salud.


Un estudio reciente reveló que las personas con microbiomas intestinales más sanos presentaban una función cognitiva más elevada. Además, el 70% de nuestro sistema inmunitario se encuentra en el intestino, por lo que si el sistema inmunitario intestinal responde constantemente al estrés, además de a los alimentos inflamatorios y a las toxinas ambientales que contienen, se produce un estado de inflamación continua en el intestino conocido como inflamación silenciosa.


Nuestras bacterias intestinales están estrechamente relacionadas con la inflamación. Si se produce una inflamación en el intestino, la delicada relación de estas bacterias puede verse alterada en favor de las bacterias patógenas, irritándose y dañándose el revestimiento intestinal. Esto puede provocar cándida, H. pylori, SIBO o incluso infecciones parasitarias. Las bacterias beneficiosas producen sustancias que refuerzan el sistema inmunitario, mientras que las patógenas liberan moléculas inflamatorias y toxinas. Esto puede tener varios efectos, desde alterar el equilibrio de las bacterias del microbioma hasta irritar el revestimiento intestinal, haciendo que se vuelva más permeable.


Nuestro revestimiento intestinal tiene una estructura similar a un entramado con uniones que deben permanecer herméticas. El estrés, la mala alimentación, los productos químicos y las bacterias nocivas pueden aflojar estas uniones herméticas, permitiendo que las moléculas inflamatorias y las partículas de alimentos no digeridos se cuelen en el torrente sanguíneo, estimulando el sistema inmunitario y provocando una inflamación sistémica, lo que se conoce como intestino permeable o permeabilidad intestinal elevada. La inflamación intestinal no siempre presenta síntomas inmediatos. Puede acumularse con el tiempo y acabar manifestándose en problemas digestivos como reflujo, gases, estreñimiento o diarrea.


En la clínica, Mays suele decir: "Durante años comí lo que quise, pero de repente empecé a tener síndrome del intestino irritable". Otros signos menos evidentes están relacionados con el intestino, como la confusión cerebral o la incapacidad para concentrarse, el dolor articular, los dolores de cabeza e incluso las erupciones cutáneas. "Erupciones cutáneas", pregunté, "¿qué relación tienen?". "La piel es un órgano, y una erupción nos está diciendo que estamos desequilibrados. La piel se conoce a menudo como la superficie exterior del intestino y para llegar a la raíz de un problema con mis clientes, empezamos por el intestino el 99% de las veces." Mays explicó: "¿Y qué ocurre si no se abordan los problemas intestinales?", le pregunté. "Bueno, esto puede conducir a problemas aún peores, como el síndrome inflamatorio intestinal, la enfermedad de Crohn o la colitis, o peor aún, el cáncer de esófago y de colon".


Pero hay soluciones. He aquí las recomendaciones de Mays para reducir el estrés y favorecer la salud intestinal.


● En primer lugar, es importante abordar los factores relacionados con el estilo de vida: el estrés continuo, la falta de ejercicio o, por el contrario, el exceso de ejercicio y la falta de sueño


"Así que, para empezar, la mejor manera de controlar un estilo de vida estresante es empezar con la atención plena, la respiración o la meditación, dedicando al menos 10 minutos al principio, y aumentando más si se puede. "

● Añade a esto algo de ejercicio regular, ya sea un paseo intenso, montar en bicicleta o ir al gimnasio, asegurándote de que trabajas tu sistema cardiovascular durante al menos 20 minutos, tres veces a la semana.


● Prestar atención a la dieta es el segundo factor más importante: empieza por excluir los alimentos que favorecen la inflamación intestinal.





Entre los alimentos proinflamatorios se incluyen:

● Granos de gluten

● Productos lácteos

● Aceites vegetales y de semillas refinados

● Azúcar

● Alcohol

● Los aditivos alimentarios, como la glucosa, los conservantes, los potenciadores del sabor (como el glutamato monosódico), la soja transgénica, los edulcorantes artificiales, los agentes de carga, los espesantes y las gomas, aumentan la inflamación intestinal y provocan el síndrome del intestino permeable.

● Las bebidas bajas en calorías que contienen edulcorantes artificiales también causan estragos en la digestión.

● Cafeína: si necesitas tu dosis de café, limítala a un capricho al día, y no a primera hora con el estómago vacío. Come primero y una hora más tarde para evitar que los taninos bloqueen la absorción de minerales, y compra sólo Arábica 100% orgánico.


Come más alimentos que te ayuden a calmar la inflamación, entre los que se incluyen:

● Al menos 30 g de fibra para alimentar las bacterias beneficiosas de tu microbioma, incluyendo salvado de avena, legumbres, frutos secos y semillas, frutas y aguacate. Come más plantas para conseguirlo.

● Verduras de hoja verde y, en general, más alimentos frescos y naturales, de temporada y de origen local para obtener la máxima nutrición, con muchas verduras orgánicas del arco iris, por ejemplo, verduras crucíferas y bayas del arco iris.

● Alimentos ricos en ácidos grasos omega 3, como semillas de lino y calabaza y pescado azul salvaje como el salmón y la caballa.

● Consumir alimentos fermentados ricos en probióticos para fortalecer los intestinos permeables y estrechar las uniones intestinales, como el kéfir (el mejor es el kéfir de agua sin lácteos), el té de kombucha, el miso y el tempeh.

● Alimentos prebióticos que alimentan a los probióticos y estimulan la producción de ácidos grasos de cadena corta beneficiosos para el intestino, como la alcachofa de Jerusalén, la achicoria, el plátano verde, los espárragos, las hojas de diente de león, la berenjena, la escarola, el ajo, el té verde, los puerros, las legumbres, las cebollas, los guisantes, la achicoria, la soja y el vinagre de sidra de manzana.

● Especias como la cúrcuma y el jengibre (yo lo tomo como té cada mañana usando cúrcuma y jengibre recién cortados, con zumo de medio limón exprimido y una pizca de sal del Himalaya).


Sus 4 consejos finales para la digestión son:

● Dejar de comer en exceso: lo ideal es comer hasta un 70% de saciedad para dejar espacio a la digestión. Comer en exceso interrumpe la digestión eficiente, causando hinchazón e indigestión. Queremos evitar esa sensación de desmayo y saciedad después de las comidas, ya que es una señal de que su cuerpo está reaccionando negativamente a los alimentos.

● Ayuno: dar a tu sistema digestivo un descanso de las comidas es increíblemente beneficioso. Nuestros cuerpos utilizan el 80% de nuestra energía para digerir, por lo que en un estado de ayuno, esa energía se puede utilizar para curar y reparar el intestino. Poco a poco ir añadiendo el ayuno intermitente con una ventana de 16:8.

● La masticación es muy importante: mastica despacio, asegurándote de que el contenido de tu boca se disuelve completamente antes de tragar.

● No olvides beber mucha agua filtrada sin gas, al menos 2 litros al día a temperatura ambiente.



Como naturópata y practicante de medicina funcional, Mays destaca la importancia de controlar la inflamación y restaurar la función intestinal como clave para que sus clientes mejoren su salud. Mediante pruebas funcionales puede evaluar la salud de las bacterias intestinales observando las sustancias que producen, determinando los niveles de moléculas inflamatorias y patógenos causantes de enfermedades en el torrente sanguíneo y examinando la salud del revestimiento intestinal. Estas pruebas proporcionan información detallada que permite adoptar un enfoque específico a través de la nutrición y los suplementos para sanar el intestino. Se trata de una gran cantidad de información, pero la mayoría de nosotros ya la conocemos.


Está claro que es casi imposible seguirlo todo, pero se trata de tomar decisiones más conscientes.


Mays Al-Ali es nutricionista diplomada en medicina funcional y naturópata especializada en la curación del intestino, la piel, las hormonas y el tratamiento del cáncer. Ofrece una llamada de evaluación complementaria de la salud y el bienestar a cualquier persona interesada en invertir en su salud con una nutrición personalizada 1-1. Si quieres saber más sobre Mays Al Ali puedes encontrarla en https://wellnesstraveller.co/practitioners/healthy-mays o en insta @healthymays


CREDITS

MALLORCABULLETIN FRIDAY,JUNE 28, 2024 www.majorcadailybulletin.com

by Amanda Butler

Amanda J Butler, wellness warrior, writer and founder wellnesstraveller.co - a travel company specialising in wellness travel and healthy experiences

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Yorumlar


bottom of page