top of page
Buscar

LA IMPORTANCIA DE CULTIVAR LA AMABILIDAD

El maestro Guru Dev Singh solía decir que el verdadero trabajo espiritual consiste en entrar en cualquier cafetería y asegurarse de que, al salir, todo el mundo se sienta mejor.


Ni que decir tiene que vivimos tiempos de enormes desafíos. Basta abrir cualquier medio de comunicación, cualquier red social para darse cuenta de que el ambiente reinante es de tremenda violencia, descontento, incertidumbre. Estoy seguro de que muchas de las personas que usted conoce están atravesando momentos difíciles.


Es una época en la que más que nunca el trabajo interior y la disciplina personal de la práctica espiritual se convierten en una responsabilidad social. Estar bien con nosotros mismos es de enorme relevancia hoy en día porque contribuir al mundo tal y como es con una actitud de genuina bondad, genuina compasión, genuino bienestar es una enorme contribución.


Mi maestro GuruDev Singh solía decir que el verdadero trabajo espiritual consiste en entrar en cualquier cafetería y asegurarte de que, cuando salgas, todo el mundo se sienta mejor. Eso significa que tu sola presencia es una presencia que inspira a los demás y les hace sentirse mejor. Eso significa que lo que llevas dentro es auténtico bienestar.





BCréanme también, esto implica un trabajo personal muy intenso, una disciplina personal muy fuerte. Nada es más difícil que vencernos a nosotros mismos y nuestras grandes batallas son, sobre todo, contra la inercia que tenemos a volver a los condicionamientos de nuestras creencias limitantes y de nuestros hábitos poco constructivos. Luchar contra la desidia, el resentimiento, vencer la pereza y la envidia. El trabajo espiritual no es otra cosa que la victoria constante sobre las batallas de la personalidad.


El juego de la autorrealización es sencillo y extremadamente complejo, porque tú eres el único jugador, juegas contra ti mismo, las victorias son sobre ti y los beneficios o logros también los disfrutas tú. Tú, en ti, contigo, para ti y contra ti, cada mañana.

Tendrías que ver cuántas veces mi mente busca persuadirme para que me levante a la esterilla a hacer mi meditación, o evadirme de la ducha de agua helada. Muchas, muchas, muchas, muchas mañanas debo imponerme a mi masa y, sin embargo, el resultado en mí, cada mañana, es la confirmación de que ha merecido la pena.


Y es así y sólo así como en un mundo que se tambalea y ensucia por tanta violencia de tantos tipos, logro el enorme éxito de la batalla por la amabilidad. Amabilidad primero conmigo mismo y luego cultivando el espacio para mantenerla a lo largo del día. La bondad, la compasión, la generosidad son estados bioquímicos que se cultivan con una rigurosa práctica espiritual personal. No podemos exigir lo que no tenemos dentro, ni podemos exigirlo o esperarlo de los demás si no somos capaces de cultivarlo en nuestro interior.


Y cuando miras al mundo y observas el dolor, comprendes que cultivar la paz interior, la amabilidad, la cordura, el respeto, la compasión, el amor incondicional es realmente más importante que nunca y que cada día que decidas hacerlo habrás ganado una pequeña-gran batalla.

Por hoy, prioriza la amabilidad, impóntela como ejercicio y observa lo que ocurre a tu alrededor. Entra en una cafetería y si cuando sales, los presentes se sienten mejor, entonces hoy, habrás contribuido a que este mundo sea un poco menos malo.

Con amor y amabilidad;

Sat Nam

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page