top of page
Buscar

Conviértete en el héroe de tu historia

Para encontrar la luz debemos atravesar por nuestra propia oscuridad.


Me encantaría decirles algo diferente, proponer que el camino al descubrimiento en ti mismo es fácil y florido, pero no es así. Ya tenemos la literatura para confirmarnos una y otra vez que el viaje del héroe va siempre acompañado de enormes desafíos. Ahí esta Ulises que antes de volver a Ítaca tuvo que vencer monstruos y tormentas. O Dante, que, para llegar al encuentro con su amada en el cielo, tuvo que primero descender a los infiernos. Lo mismo sucede en las Moradas de Santa Teresa, quien nos advierte que para que el alma pueda encontrarse con su amado es indispensable atravesar por las Nueve Moradas.

Mi propio camino también ha sido así, no pueden imaginar la cantidad de veces que he llorado haciendo una practica de Kundalini Yoga, una Constelación Familiar o una Terapia Craneosacral sobre mi cuerpo. Mi aprendizaje ha sido mi propio camino, todo lo que ofrezco en mi trabajo lo he probado en mí.


Reconocer mis propias sombras, mis demonios, mis abismos es lo que me ha permitido hoy vivir siendo la persona que disfruto ser.


No digo que han desaparecido las espinas, lo cierto es que mis oleajes son llevaderos y que tengo las herramientas interiores para lidiar amorosamente con los cambios de marea.


También te aseguro que este es el viaje más interesante que puedes hacer, es lo que te convierte en el verdadero héroe de tu historia. Ningún viaje te llevara a la exploración y expansión de los paisajes internos tanto como viaje de la transformación interior.


Seguramente te estés preguntando: ¿y cómo empiezo?


Lo primero que necesitas es reconocer que quizá hay aspectos de tu vida o de tu personalidad que están deteniendo tu crecimiento personal.


¿Te despiertas muchas mañanas con un hoyo en el estómago? ¿sientes falta de energía, falta de motivación para hacer cosas? ¿te has dicho “es la última vez que lo hago” y sigues haciéndolo? ¿reconoces que hay relaciones que sacan la peor parte de ti? ¿qué tus acciones no tienen sentido de trascendencia?

Si algunas de estas respuestas son afirmativas estas listo para emprender el viaje.


Los únicos requisitos son, paciencia, mucha perseverancia y sobre todo, amor y compasión por ti mismo en cada etapa del camino.

Te invito a que comiences hoy con un sencillo ejercicio:


Busca un lugar aislado, en el que te sientas lo suficientemente seguro para permitirte sentir y observar tus emociones y pensamientos. Lleva papel y pluma y con toda honestidad escribe las cosas que ya no quieres seguir viviendo. No intentes hacer un “buen escrito” todo lo contrario, permite que tu interior se exprese libremente, aunque parezcan ideas desordenadas o incoherentes, sabrás mucho de ti practicando estos ejercicios de escritura. Sólo abre el grifo de tu interior y permite que todo salga.


Te sorprenderá comenzar a escuchar todo lo que llevas dentro, a través del poder sanador de la escritura. Y por favor, no te juzgues, el juicio te limita y te cierra.


Te recomiendo mucho que hagas esta practica un hábito y sin pudor expreses lo que ya no tiene cabida en ti. Nadie esta obligado a seguir cargando lo que le lastima, sólo hay que aprender cómo liberarlo.


Reconocer es el primer paso.


Escribe, respira y ámate mucho por reconocerlo, por atreverte a dar el primer paso de esta aventura de realización personal.


Ánimo, no estás solo, somos muchos los que nos hemos atrevido a hacer este viaje interior y para ninguno de nosotros ha sido un camino fácil, sin embargo, el tú que te espera del otro lado de la travesía te sorprenderá muy felizmente.


Por este medio iré comentando algunos pasos y consejos a partir de mi propia experiencia.


Cualquier duda siempre puedes encontrarme en: mariana@sadhana.works

138 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

1 opmerking


Me encanta este post. Merecuerda la etapa que vivícon TAG y fueron muchos años, hasta que dije basta. Comenzar a ver la luz es maravilloso cuando hay ausencia de ella en tus ojos y mente. Se puede superar mucho más de lo que creemos cuando aprendemos. Namasté

Like
bottom of page